Seguidores

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Recuérdame.

Todo lo que hagas en la vida será insignificante, pero es muy importante que lo hagas, porque nadie más lo hará. Como cuando alguien entra en tu vida y una parte de ti dice: No estás mínimamente preparado para esto. Pero la otra parte dice: Hazla tuya para siempre.


1 comentario:

Panchinceto dijo...

Es una de las cualidades de la vida... individualmente somos puntos insignificantes, incapaces de cambiar el mundo. Pero cuando lo que hacemos nos convierte en un mundo para otros, con esa ayuda, juntos podremos hacer que tiemble el suelo bajo nuestros piés. Por eso la soledad es la antítesis de lo que enuncia el cambio.

En ocasiones es mejor dejarnos llevar por un pálpito y desconectar la voz de la conciencia.

No te fíes de los grillos.